Los cielos de "la Villa"

Los cielos de

Los cielos de "la Villa"

Nada como tener un entrevistado que responda con tanto placer las preguntas que le enviamos... ¡Gracias Diego Etchevers por compartir tu pasión con nosotros!

(¡No te pierdas la galería de imágenes!)

P: ¿Qué es la astrofotografía?

D.E: La astrofotografía es el arte de fotografiar cuerpos celestes. Aquellos objetos en nuestro Sistema Solar como la Luna, el Sol, los planetas; en nuestra Vía Láctea como nebulosas, cúmulos, cometas, asteroides... y también fuera de ella, como ser otras galaxias.

P: ¿Desde cuando tu interés por esta actividad? 

D.E: Desde niño y por curiosidad. El querer entender. ¿Por qué no podía ver con mis ojos lo que apreciaba en las fotos de los libros? Lo tomé como un desafío, quería obtener mis propias imágenes y lograr “ver” más allá. La visión del ser humano evolucionó para ver de día, no de noche. No es apta para la observación de objetos con luz tenue y no tenemos la capacidad de “acumular” luz, como si la tiene el sensor de una cámara fotográfica. Esto en definitiva, nos permite captar los objetos de cielo profundo a través de una fotografía.

La segunda motivación, fue al aprender que mirando al cielo ¡estaba observando el pasado! Lo que estamos viendo no es como está el objeto en este momento, sino cómo era de acuerdo a qué tan lejos está de nosotros. Son tan grandes las distancias, que es imposible medirlas en km. La medida utilizada para indicar la distancia astronómica es “años luz”, o sea cuantos años tarda la luz, a una velocidad de 300.000 km/seg., en llegar a nosotros. Por ejemplo, la galaxia Nube Mayor de Magallanes está a 163.000 años luz de la Tierra, significa que la estamos observando tal como era hace 163.000 años. Ni idea tenemos como luce hoy en día... ¡deberíamos esperar esa misma cantidad de años para saberlo!

 

P: ¿Quienes conforman el grupo que se reúne en Villa Serrana.

D.E: El grupo está conformado por miembros de la Sociedad Astronómica Octante. Es una sociedad civil con Personería Jurídica formada por un grupo de amigos a los que nos une la misma pasión, la Astronomía.

En el año 1987 los fundadores comenzamos a trabajar con el instrumento principal del Observatorio de Montevideo (Liceo IAVA), un telescopio refractor Carls Zeiss de 20 cm de apertura y 3 metros de focal.

En 1991 la Sociedad Uruguaya de Astronomía nos invita a participar del proyecto de lo que sería el Observatorio Astronómico Los Molinos. Aceptada la propuesta quedaba lo más difícil, construir un observatorio y comprar el instrumental.

El observatorio de SAO cuenta con dos estaciones de observación. Una de ellas alberga un telescopio MEADE Smith Cassegrain de 0,25 m de apertura y 2,5 m de focal equipado con seguimiento motorizado y cámara CCD. 

 

P: ¿Desde cuándo se reúnen?

D.E: El punto de encuentro fue allá por 1986 con el cometa Halley. A partir de allí no paramos, fuimos sumando grandes amigos, aficionados, docentes y profesionales. Nos reunimos seguido para organizar las jornadas de observación en Villa Serrana, estudiar proyectos o tan sólo conversar de esto que nos une.

 

P: ¿Por qué Villa Serrana?

D.E: Las luces de Montevideo, donde residimos, hace que las condiciones de observación astronómica no sean las adecuadas debido a la contaminación lumínica que producen las miles de luminarias que alumbran nuestra ciudad. En busca de cielos oscuros y hace varios años, nos acercamos a Villa Serrana. En este lugar aún se conserva un cielo limpio que hace posible nuestro trabajo. Deseamos mantenerlo así, respetando a quien disfruta de observar las estrellas. La protección y preservación de nuestros cielos oscuros fue declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Conservémoslo. Estamos trabajando en ello y haremos lo posible a tales efectos. Tal es el compromiso que, en lo personal, acabo de comprar un terreno con el deseo de formar parte de esta hermosa comunidad.

 

P:¿Tienen algún vínculo con el Observatorio Astronómico Eta Carinae?

D.E:  La mayoría de nuestros miembros participaron y colaboraron con la construcción del Observatorio Eta Carinae y de los encuentros organizados por el Profesor Gonzalo Vicino a lo largo de tantos años. Un recuerdo especial para Washington Fonseca, que ya no está entre nosotros, entrañable amigo, uno de los fundadores de la Sociedad y un experto en cielo profundo. Nos deleitó con sus conocimientos en mucho de los eventos llevados a cabo en el Observatorio Eta Carinae.

 

P: ¿Cuándo se reúnen a sacar fotos? ¿Corresponde a alguna frecuencia mensual o característica del ciclo lunar?

D.E: A veces nos reunimos a sacar fotos y otras lo hacemos en forma individual, aportando todos al grupo. Los eventos astronómicos como eclipses, ocultaciones, cometas u otros, son un buen motivo para reunirnos, como lo son también las jornadas de observación en Villa Serrana, nominadas “Planetario a cielo abierto”. La idea es hacer jornadas mensuales, cuando el estado del tiempo lo permite. Generalmente en días de Luna nueva, o en la semana siguiente que todavía la luz que refleja no molesta y permite ver las estrellas. 

Asimismo, con Luna creciente, aprovechamos a observar a nuestro satélite natural y los planetas de sistema Solar. La última jornada en Villa, la hicimos el 05/10/2019 en el día del patrimonio, que coincidió con el día internacional de la observación lunar. En esta oportunidad contamos con la Dra. Andrea Sánchez, que compartió con los presentes una charla sobre Luna y contaminación lumínica. Se dispuso de 5 telescopios y binoculares de gran aumento para la observación de la Luna y del planeta Saturno. Tuvimos la suerte de presenciar la ocultación del planeta Saturno por la Luna. Grande fue la sorpresa del público cuando este asomó por la cara iluminada de la Luna y pudimos apreciar sus anillos. Cosa que la mayoría nunca había presenciado.

P: ¿Es una actividad abierta a cualquier interesado?

D.E: Si, por supuesto. La idea es difundir y compartir. No se necesita de conocimientos previos ni instrumentos, nosotros ponemos ambos a disposición de la comunidad y público en general.

 

P: ¿Cuáles son los mejores puntos de Uruguay para esta actividad?.

D.E: Cualquier lugar alejado de grandes ciudades por el tema de la contaminación lumínica. Villa Serrana está entre los mejores.

 

P: ¿Querés compartir algún (algunos) tip (s) para tomar fotos del cielo?

D.E: Para cielo profundo, con un equipo básico es posible obtener buenas fotos de cielo, incluso con algún celular de última generación también. La clave es poder “acumular luz”. Para ello es necesario que el equipo nos permita hacer largas exposiciones y un soporte firme (por ejemplo un trípode) para evitar movimientos no deseados durante la toma. Como sabemos la Tierra gira sobre su eje, lo que provoca un movimiento aparente del cosmos. Para contrarrestar la rotación de nuestro planeta existen monturas con seguimiento electrónico. Esto permite acumular mucha luz y obtener tomas con mayor detalle. De no contar con esto último, aún se pueden obtener lindas fotos.

Primero buscamos un buen sitio, alejado de la ciudad y sus luces. Luego, basta con apuntar hacia algún lugar del cielo nocturno, por ejemplo al centro de la vía láctea (llena de objetos de cielo profundo). Se recomienda el uso de lentes de focal baja (50 mm o menos), utilizando el menor “f” posible. El número “f” o relación focal expresa el diámetro de la apertura de un objetivo, cuanto menor es el número, mayor es la entrada de luz al sensor del equipo. También vamos a ver en las cámaras y algunos celulares, la posibilidad de cambiar la sensibilidad “ISO”, que es la capacidad que tiene el sensor de la cámara para captar luz. Cuanto mayor sea este más objetos vamos a obtener en la toma. Pero esto trae aparejado una pérdida de calidad en la imagen, provocado por lo que se conoce como “ruido electrónico”. En las cámaras análogas antiguas de 35 mm, se conocía como “grano en la película”. Una buena elección de ISO a utilizar, es 800.

Finalmente nos resta encuadrar y seleccionar el tiempo de exposición. Esto depende de la foto que pretendamos obtener. Como encuadre siempre es interesante tener en primer plano algún objeto en tierra, como construcciones (sin luces), árboles u otro objeto. Si no tenemos una montura con seguimiento, podemos ir por dos tomas. Una, donde las estrellas sean puntuales y la otra es registrar el movimiento aparente. Para la primera opción el tiempo máximo de exposición será de 30 segundos o menos, esto depende de la focal del objetivo a utilizar, comencemos con esa exposición e iremos bajando de a 5 segundos (25, 20, 15 seg) hasta notar que las estrellas no tienen movimiento o sea son puntos, no rayas. Si por el contrario, queremos registrar el movimiento aparente, vamos a necesitar que el equipo tenga la función Bulbo o Time, para dar una exposición larga de 5 minutos o más y así obtener un lindo trazo de estrellas. 

Diego Etchevers

Sociedad Astronómica Octante