2x1 para el teatro! Lo que vio el mayordomo

2x1 para el teatro! Lo que vio el mayordomo

Vení y disfrutá del teatro con una promo especial 2x1 presentando la publicación impresa en boletería.

Obra "Lo que vio el mayordomo" de Joe Orton, en teatro Victoria sábados 21hs y Domingos 19hs.

Reservas al 092 801 232 (no te olvides de presentar impresa esta nota para hacer efectiva la promo 2x1). Ultimas funciones, llama y reserva ya! aprovecha este descuento exclusivo para clientes de Portales del Uruguay!

 

Obra Lo que vio el Mayordomo - Teatro Victoria

Ante todo, una aclaración. El título de la obra nada tiene que ver con lo que sucede en ella.

Es el primer chiste de Orton y remite a un clásico de la pornografía victoriana, al comienzo difundido en forma gráfica y luego llevado a otros medios: el mayordomo que, espiando por el ojo de la cerradura, asiste a la noche de bodas de su patrón.

En el transcurso de su breve vida, Joe Orton (1933-1967) logró sobresaltar, enfurecer y asombrar al ámbito teatral británico, primero, y al mundo entero después, con sus comedias macabras en las que se burla de todas las convenciones burguesas (lo que en Occidente equivale a civilización), sus formalidades, sus prejuicios, en política, religión, economía, o lo que fuere. Sobre todo, y muy particularmente en materia sexual. Orton, homosexual rampante, rechazaba no sólo la hipocresía victoriana sino hasta
el pudor más elemental. No sería aventurado imaginar que esta actitud anárquica encierra una profunda desesperación,  remonitoria de su trágico final: su amante, Kenneth Halliwell, lo asesinó a martillazos en el cráneo y se suicidó.

Esta farsa acumula tal cantidad de equívocos, generadores de una escena disparatada tras otra, que intentar desenredarla sería un esfuerzo inútil. En esencia, es una formidable requisitoria contra la medicina psiquiátrica (Orton y Halliwell habían frecuentado numerosos consultorios, con el resultado que sabemos), entendida como un negocio muy lucrativo.

A la lujosa clínica del doctor Prentice (Gamero), un profesional más preocupado por el éxito mundano y erótico que por la salud mental de sus pacientes, llega un inspector del ministerio de sanidad, el doctor Rance (Bais), encargado de comprobar la
verdad de los rumores que corren sobre ese establecimiento. Y llega en el momento crucial en que Prentice está a punto de enredarse con una inocente aspirante a secretaria, Geraldine Barclay (Carrión), y su mujer, ninfómana militante (Bañuls), viene de pasar una noche de sexo salvaje, dentro de un armario, con el aprovechado botones adolescente Nicholas Beckett (Chúa) del hotel vecino, un personaje que recuerda al inescrupuloso protagonista de la obra maestra de Orton, Atendiendo al señor Sloane. No falta el atolondrado sargento de policía Match (Del Puerto), otra institución contra la que el autor dispara sus dardos.